8 Claves para conseguir tus METAS.

8 Claves para conseguir tus METAS.

Todos podemos alcanzar las cosas que queremos, y quien no lo ha hecho no es por falta de capacidad o habilidades, hay dos claves para no conseguirlo:

  1. No creen que puedan hacerlo
  2. No saben cómo hacerlo.

Para saborear el éxito, hay que mantenerse en modo de aprendizaje permanentemente (si no, tienes fecha de caducidad como profesional).

Nos encanta acumular cosas o conductas (hábitos), tengan utilidad o no , nos acerquen o alejen de nuestro objetivo o propósito de vida. Desde el inicio de la humanidad aquellos individuos que subsisten no son los más fuertes sino los que se adaptan mejor al cambio.

Las 8 claves para alcanzar todas tus metas

1.- Tu Salud

Para entregar lo mejor de ti, preocúpate por tu salud antes que nada. Cualquier meta que tengas en la vida empieza aquí. Si físicamente no estás al 100% difícilmente podrás estar a la altura mentalmente.

Tienes que hacer dos cosas: una dieta balanceada y actividad física como una prioridad de todos los días. 30 minutos diarios de ejercicio son suficientes.

2.- Pensar en el corto plazo

Alcanzar tus METAS lleva tiempo. Nada que verdaderamente valga la pena pasa de un día para otro. Las personas más productivas establecen objetivos a largo plazo y están consientes de que alcanzarlos depende de las pequeñas acciones de todos los días.

Por ejemplo, si tu objetivo es conseguir un aumento de sueldo, hay cosas que puedes hacer de manera inmediata para conseguirlo. Pero lo que verdaderamente tienes que buscar es alcanzar independencia económica en el mediano plazo. Coge papel y lápiz y define tus intereses y prioridades, cómo te ves dentro de 10 años y cuando lo veas claro (visualización) establece un plan de acción para conseguirlo

3.- Selecciona la información que recibes

Nuestro estado de ánimo y actitud frente a la vida está directamente relacionado con la información que recibimos, de ahí la importancia de que nutramos nuestra mente con información saludable. Es importante estar informado, pero en nuestras prioridades y no con lo que nos contagian diariamente prensa, radio y televisión.

Evita los noticiarios en la mañana y antes terminar el día, su único fin es elevar sus niveles de audiencia a través de información alarmista para causarte estrés.

Da prioridad a la información que aporte diferentes puntos de vista y te haga reflexionar. Lee sobre finanzas y negocios, invierte por lo menos 20 minutos diarios en ello. Te garantizo que cuando lo hagas, tu creatividad y actitud positiva van a despertar impulsándote en la dirección correcta.

Successful businessman raising his hand in the air

4.- Elimina las excusas

Es necesario asumir la responsabilidad de todo lo que pasa en nuestra vida. Falta de habilidades, de conocimientos etc…. todo se puede adquirir con tiempo y con disciplina. Si algo te motiva, te apasiona y quieres conseguirlo debes estar dispuesto a hacer lo necesario para conseguirlo (nada ilegal ;))

Quien culpa a la suerte o alguien más de que algo sale mal, lo único que consigue es poner en evidencia una manera de pensar (actitud) pobre y derrotista

Empieza por tomar todas las decisiones que tienes pendientes YA! Te ayudará a controlar el miedo que se siente al principio.

5.- Preocúpate por ser productivo y no hagas multitasking

El multitasking muy bien en la teoría, pero en la práctica lo único que genera es estrés y que los proyectos tomen más tiempo del necesario.

Enfócate en una sola cosa a la vez y hazla lo mejor que puedas, especialmente en tareas que requieren alta concentración. No permitas que tu mente vague de una cosa a otra, porque no harás bien ninguna de ellas.

Para ser eficiente, involúcrate únicamente en las cosas que te apasionan y en las que marcas la diferencia. Pide ayuda lo antes posible y rodéate de profesionales competitivos y comprometidos con el crecimiento del equipo. Así crecen ellos, crece el proyecto, se alcanzan más objetivos y, por supuesto, creces tú.

6.- Olvida la perfección

No importa cuánto trabajes en algo, nunca será perfecto. Piensa que todo tiene espacio para crecer y ser mejor, incluído tú. Productos que consideramos insuperables sigue evolucionando, por eso son especiales.

Por eso, si buscas siempre el grado máximo de perfección con todo lo que hagas, lo único que lograrás es frenar el avance . Muchas veces, el miedo al fracaso se esconde detrás del famoso “todavía no está listo” que te impide tomar acción y dar el primer paso.

Para dejar el perfeccionismo de lado, empieza cuanto antes y corrige en el camino, adapta lo que sea necesario y nunca dejes de pensar cómo puedes hacerlo mejor.

7.- Elige bien con quién te rodeas

Todos hemos escuchado el famoso dicho de que “somos el promedio de las 5 personas con las que pasamos la mayor parte del tiempo”. Y sí, las personas con las que pasamos más tiempo ayudan a formarnos en todos sentidos.

Si pasas la mayor parte de tu tiempo con personas negativas o que han conseguido menos cosas que tú, tarde o temprano tu desempeño se va a debilitar, y con él la cantidad de metas que alcances.

Procura rodearte de personas competitivas y que han sobrepasado los anhelos que tienes tú. Escucha sus consejos y utilízalos como inspiración.

8.- No existe el éxito inmediato.

Alcanzar un objetivo es el resultado de los pequeños logros que sumamos todos los días. Es lo que se conoce como “el efecto compuesto”. Pensar que una sola acción va a transformar tu vida o conseguir esa meta, es lo mismo que esperar ganarse la lotería para resolver todos tus problemas.

Cuando hablamos de conseguir metas grandes, muchas personas no entienden por qué las acciones de todos los días y pequeños ajustes en cómo las hacemos son tan importantes. Les resulta más fácil encontrar las justificaciones por las que nunca consiguen nada significativo, que hacer el esfuerzo de cambiar  viejos hábitos.

Cosas como dejar de comer desayunos cargados con azúcar y carbohidratos, eliminar la televisión nociva, alejarse de personas tóxicas o suprimir el efecto dominante de las redes sociales contribuyen de una manera preponderante a alcanzar nuestras metas. Yo lo  comprobé por experiencia propia, pruébalo y te pasará también.

La paradoja de la productividad personal en el S.XXI

La paradoja de la productividad personal en el S.XXI

Tanta tecnología, tan poco tiempo.

En los últimos años los avances tecnológicos han sido espectaculares, han afectado a nuestra vida personal y profesional y hemos tenido que adaptarnos en mayor o menor medida.

Sin embargo, a pesar de estos impresionantes avances, las economías de todo el mundo se ven atrapadas en una época de lento crecimiento de la productividad. Las opiniones abundan, pero al final, no hay consenso sobre las causas de esta aparente paradoja de la productividad y qué hacer al respecto.

Las empresas, industrias e individuos están experimentando su propia versión de la paradoja de la productividad.

La llegada de los teléfonos inteligentes, app´s y otras tecnologías deberían ahorrarnos tiempo y hacer que nuestra vida sea más fácil…. pero no ha sido así… Gracias a Internet y a los teléfonos inteligentes, tod@s estamos disponibles todo el tiempo; el trabajo puede sentirse como un ciclo interminable de correos electrónicos y demandas urgentes; no importa cuánto trabajemos, estamos sobrecargados y abrumados porque hay mucho más que hacer cada día que tiempo para hacerlo.

¿Qué explica esta paradoja de la productividad personal? El ejecutivo financiero y profesor principal del MIT Robert Pozen ha estado interesado durante mucho tiempo en los desafíos de productividad que enfrentan los profesionales. Ha escrito mucho sobre el tema, incluido su libro de 2012, «Extreme Productivity»: Mejora tus resultados, reduce tus horas.

digital composite of hands using smartphones with graphics

«¿Se siente abrumado por sus obligaciones en el trabajo y el hogar?», Preguntó el Sr. Pozen en un artículo de Harvard Business Review de agosto de 2018 . «Estás en buena compañía. «La mayoría de los empleados estadounidenses se quejan de que se sienten abrumados». El artículo hace referencia a una encuesta de 2016 , que encontró que el 58% de los trabajadores dice que a menudo está abrumado por su trabajo, el 28% se siente así rara vez, y solo el 9% dicen que el trabajo nunca los abruma.

El artículo del Sr. Pozen incluyó una serie de preguntas para ayudar a los profesionales a evaluar su propia productividad personal. La evaluación consistió en 21 preguntas divididas en siete categorías: desarrollar rutinas diarias, planificar su agenda, enfrentar los mensajes, hacer muchas cosas, organizar reuniones efectivas, perfeccionar las habilidades de comunicación y delegar tareas a otros.

Los resultados, seleccionados de las respuestas de casi 20,000 encuestados en todo el mundo, se publicaron en marzo . Entre los hallazgos:

Trabajar de forma más inteligente es más importante para la productividad personal que trabajar largas horas. Los profesionales con los puntajes de productividad más altos generalmente exhibieron algunos comportamientos clave: “Planificaron su trabajo en función de sus prioridades principales y luego actuaron con un objetivo definido. Desarrollaron técnicas efectivas para gestionar un gran volumen de información y tareas. Y entendieron las necesidades de sus colegas: reuniones breves, comunicaciones receptivas y direcciones claras «.

La edad y la antigüedad estaban altamente correlacionadas con la productividad personal. Los encuestados se agruparon en cinco grupos de edad, desde menores de 30 años hasta mayores de 60 años. Los puntajes de productividad aumentaron sistemáticamente a medida que los encuestados eran mayores, lo que probablemente reflejaba los beneficios de aprender a trabajar de manera más inteligente a partir de años de experiencia. «Los impulsores de estos puntajes de mayor productividad para los encuestados en grupos de mayor edad fueron sus hábitos más fuertes en cuatro áreas: desarrollar rutinas para actividades de bajo valor, administrar el flujo de mensajes, organizar reuniones efectivas y delegar tareas a otros».

Los datos también capturaron cinco niveles de antigüedad, desde el más joven hasta el más alto. Al igual que con la edad, los puntajes de productividad fueron más altos en los niveles más altos de antigüedad, lo que sugiere que los buenos hábitos de productividad pueden ayudar a los profesionales a alcanzar un nivel más alto, y que a medida que las personas se alzan en la organización, tienen que aprender a ser más productivos. «Los encuestados más avanzados lograron una alta productividad gracias a una mejor planificación de sus horarios, a un gran esfuerzo ya una mayor capacidad de comunicación».

Si bien las puntuaciones de productividad general de los encuestados hombres y mujeres fueron casi las mismas, hubo diferencias de género en las categorías particulares. Las mujeres obtuvieron puntajes más altos en la preparación de sus calendarios la noche anterior y en la realización de reuniones efectivas. Los hombres tendían a obtener una puntuación más alta al lidiar con un gran volumen de mensajes, manteniendo espacios libres en sus horarios para eventos no planificados, y avanzando rápidamente para finalizar tareas y productos.

El artículo concluyó con una serie de recomendaciones para enfrentar los desafíos de productividad que enfrentan la mayoría de los profesionales:

  • Planifique su trabajo en función de sus prioridades principales y luego actúe con un objetivo definido. Esto incluye la revisión de los horarios diarios la noche anterior para enfatizar las prioridades y el envío de una agenda detallada a todos los participantes antes de cualquier reunión.
  • Desarrollar técnicas efectivas para gestionar la sobrecarga de información y tareas. Esto incluye convertir los procesos diarios en rutinas en las que no tiene que pensar, dejar tiempo en su agenda diaria para lidiar con eventos no planificados y delegar tareas a compañeros de trabajo que pueden manejar sin su participación personal.
  • Comprenda las necesidades de sus colegas para reuniones breves, comunicaciones receptivas y direcciones claras. Esto incluye limitar la mayoría de las reuniones a no más de 90 minutos, finalizar cada reunión con los próximos pasos y responsabilidades claramente definidos, y establecer objetivos y métricas claros para los esfuerzos del equipo.

Fuente: The Wall Street Journal » Unwinding the Personal Productivity Paradox«

Efecto Pigmalión

Efecto Pigmalión

Las personas tienden a actuar según las expectativas de los demás. En general, las personas se portan como los demás esperan que lo hagan. Si usted no espera demasiado de la gente con quien trabaja, probablemente su imagen no les motivará a esforzarse. Hágales saber que espera grandes cosas de ellos y se dará cuenta de lo bien que trabajan.

El efecto Pigmalión es un mito griego

Pigmalión era un escultor muy dotado que creó una estatua de una mujer tan perfecta que se enamoró de ella, de su creación. Pigmalión pidió con tanto fervor a Afrodita, la diosa del amor que le diera vida, que esta se conmovió de él, y le impartió vida a la estatua.

El efecto Pigmalión explica que nuestras relaciones sean de manera genuina, profecías cumplidas.

Efecto Pigmalión

La teoría se corroboró en unos estudios que examinaban la relación entre maestros y alumnos. Si un maestro creía que un estudiante estaba dotado o era listo, actuaba de tal manera que animaba al estudiante a ponerse a la altura de su imagen. Si el profesor, en cambio, creía que un estudiante era un alumno difícil o que educarlo implicaba todo un reto, ese estudiante no recibía tanto apoyo y no obtenía buenos resultados: la profecía también se cumplía.

Este efecto no funciona si esperamos de los demás lo que no pueden ofrecernos. Ni siquiera el mejor constructor del mundo podría hacer una copia de las pirámides de Egipto en una tarde.

Esperar un grado de rendimiento fuera de lo normal de las personas, le llevará a la decepción y frustración. Obtener calidad y rendimiento es una cosa, pero no espere milagros.

El efecto Pigmalión: su lado paradójico

Tener grandes expectativas de los demás puede conducir a muy buenos resultados, pero también aumenta las posibilidades de decepciones.

Nuestra percepción de la calidad del trabajo de una persona depende de nuestras expectativas originales. Cuanto más altas sean nuestras expectativas, para empezar, mejor serán en general los resultados.

Si está valorando la actitud de alguien, recuerde que ha de juzgar esa actitud de forma objetiva y en términos cuantitativos.

Duplica tu índice de fracasos

Duplica tu índice de fracasos

La primera responsabilidad de un líder es definir la realidad. Los líderes inteligentes crean un entorno que alienta a que se corran riesgos de forma apropiada, un entorno en el que uno se pueda sentir seguro aunque se cometan errores. Se da cierto valor al índice de fracasos.

Un buen ejemplo es el fundador de IBM, Tom Watson; se cuenta la siguiente anécdota sobre Watson:

Un prometedor ejecutivo en formación de IBM se metió en una operación arriesgada para la empresa y llegó a perder más de 10 millones de dólares en la operación. Cuando Watson llamó al nervioso ejecutivo a su oficina, el joven dijo: “Supongo que quiere mi renuncia”. Watson respondió: “No lo dirá en serio. ¡Nos hemos gastado 10 millones de dólares en su formación!”.

Este tipo de aprendizaje es interesante, debemos aceptar el riesgo (controlado) en las empresas por parte de nuestro equipo, sin fracasos no hay éxito.

Michael Jordan quien está considerado por la mayoría de aficionados y especialistas como el mejor jugador de baloncesto de la historia. Ganó 6 títulos de campeón de la NBA para los Bulls de Chicago y él dijo: He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. 26 veces han confiado en mi para tomar el tiro que ganaba el juego y lo he fallado. He fallado una y otra, y otra vez en mi vida. Pero nunca me he dado por vencido. Y es por eso que he tenido éxito en la vida.

Duplica tu índice de fracasos

Quieres mejorar los resultados y obtener los menos fracasos en tu vida, personal y laboral sigue estas tres propuestas. Formula estas preguntas a los miembros de tu equipo o miembros de tu familia:

  • ¿Qué es lo que estamos haciendo en este momento que crees que deberíamos SEGUIR haciendo?
  • ¿Qué es lo que estamos haciendo en este momento que crees que deberíamos de DEJAR de hacer?
  • ¿Qué es lo que no estamos haciendo en este momento que crees que deberíamos de EMPEZAR a hacer?

La próxima vez que cometas un error, más que rasgarte las vestiduras, transfórmalo en información. Identifica lo que has aprendido de él y el modo en que puedes mejorar para conseguir resultados distintos en la próxima ocasión.

Para recordar: Si quieres aumentar tu porcentaje de éxito, duplica tu índice de fracasos.

El dinero es una herramienta

El dinero es una herramienta

En una ocasión un alto ejecutivo se tomó unas vacaciones, las primeras en varios años. Estaba pasando por un muelle de un pueblo pesquero cuando un pescador atracó su barca. Mientras el pescador amarraba la barca al muelle, el ejecutivo lo felicitó por el tamaño y la calidad de la captura.

¿Cuánto tiempo pasó pescando? Preguntó el ejecutivo.

No mucho. Contesto el pescador.

¿Por qué no se ha quedado pescando más para tener más que vender?

Ya tengo bastante para cubrir las necesidades de mi familia. Respondió el pescador.

Pero, ¿qué hace el resto del día?

Me levanto tarde, pesco un rato, juego con mis hijos, duermo la siesta y, al atardecer, paseo por el pueblo, tomo un vino y toco la guitarra con mis amigos. Tengo una vida muy activa, muy ajetreada.

El ejecutivo dijo: Tengo un MBA de Harvard y podría ayudarle. Tendría que dedicarle más tiempo a la pesca. Con lo que recaudara, podría comprarse un barco de mayor tamaño. Con ese barco podría capturar más peces, que luego podría vender para comprar más barcos. Al final tendría una flotilla.

El dinero es una herramienta

En lugar de vender su pescado a un intermediario podría venderlo directamente a los consumidores, y eso mejoraría sus márgenes. Podría terminar abriendo su propia fábrica, y así controlaría el producto, el procesamiento y la distribución. Claro que entonces tendría que dejar el pueblo y mudarse a la ciudad, para poder dirigir el crecimiento de la empresa.

El pescador se quedó en silencio y luego respondió:

¿Cuánto tiempo tardaría en hacer todo eso? Quince, veinte años, veinticinco máximo. ¿Y luego?… El ejecutivo soltó una carcajada.

Eso es lo mejor. Cuando fuera el momento, podría salir y cotizar en bolsa y vender todas sus acciones. Ganaría millones. Y con eso podría jubilarse, levantarse tarde, pescar un rato, hacer la siesta y, al atardecer, pasear por el pueblo, tomar un vino y tocar la guitarra con sus amigos.

Para recordar

El dinero no es un fin en sí mismo, el dinero es una herramienta, y la utilidad de esa herramienta depende de lo que se quiera hacer con ella.

El Poder del Hábito - Ebook (LMC)

El Poder del Hábito

"El éxito es la capacidad de vivir su vida de la manera que desea vivirla, haciendo lo que más disfruta, rodeado de personas que admira y respeta".

Esta valiosa guía te enseñará la importancia que tienen los HABITOS en tu vida profesional y personal.

Te ayudará a identificarlos, modificarlos y eliminarlos para conseguir el éxito en todo lo que te propongas.

Privacidad

¡MUCHAS GRACIAS POR SUSCRIBIRTE!