Invierte tu tiempo sabiamente

Invierte tu tiempo sabiamente

Imagina por un momento que tienes un millón de euros…

¿Cambiaría tu vida? ¿Tu carrera? ¿Tu familia? ¿Tu percepción de ti mismo? ¿Cambiaría la forma en que pasa cada día?

Quizás tú, como la mayoría de la gente, has tardado en darte cuenta de que cada día recibes un regalo de 24 horas que puedes pasar como tu elijas.

Benjamin Franklin una vez dijo: “El tiempo es dinero”, y no podría haber sido más claro. Tu capital del tiempo, que consta de 24 horas todos los días, se puede gastar e invertir de la misma forma que haces con el dinero, con una sola diferencia, el tiempo no se puede acumular para su uso posterior.

Debe ser usado cada día, y debe ser usado efectivamente para tener algún valor. Esto es algo que aprendes con un poco de disciplina y buenos hábitos.

Invierte tu tiempo sabiamente

Invierte tu tiempo sabiamente

¿Cuánto vale el tiempo para ti?

Mirando tus ingresos, puedes determinar tangiblemente cuánto vale tu hora de trabajo. Pero el tiempo también tiene un valor intangible.

Cuando inviertes tiempo en construir una relación con alguien que es importante para ti, en el trabajo, en tu vida social, o en tu casa/familia, estás haciendo un uso rentable de tu tiempo. Estás gastando tiempo en generar recompensas que no se pueden medir en €.

A todos se les asigna la misma cantidad de tiempo cada día, usarlo productiva y sabiamente, o malgastado tontamente, solo dependerá de ti.

Practicar la gestión eficaz del tiempo

Puedes asegurarte de que inviertes tu tiempo de una manera que produce múltiples recompensas. Estas son sólo algunas de las recompensas que puedes anticipar:

  • Incremento de la productividad.
  • Más ingresos como resultado de mayor productividad.
  • Más entusiasmo en tu vida profesional y personal.
  • Medios para evitar conflictos a través de mejorar la organización y saber priorizar.
  • Mejora en la toma de decisiones.
  • Ser más rápido y eficaz.
  • Saber lo que debes hacer.
  • Confianza para decir “No” a proyectos de baja prioridad.
  • Eliminación de la sensación de “prisa”.
  • Más tiempo libre para hobbies , aficiones y familia.
  • No hay necesidad de trabajar en casa en las noches y fines de semana.

Con un poco de planificación podrás lograrlo. Invierte tu tiempo sabiamente y notaras grandes cambios en tu crecimiento personal.

3 rutinas diarias para aumentar la productividad

3 rutinas diarias para aumentar la productividad

La preparación que realices en la noche para el día siguiente tendrá un efecto enorme en tu éxito. Es muy importante pensar en “negro sobre blanco” a la hora de establecer metas, esto te ayuda a tener un plan claro de cara al futuro, en pro de aumentar la productividad. Qué es exactamente lo que queremos hacer cuando nos preparamos para el día siguiente.

1- Siempre piensa sobre papel

Toma un pedazo de papel y escribe todo lo que pretendes hacer. Incluye todo, incluso tus planes para comer al medio día y el ejercicio que harás, roma en cuenta cada detalle, mientras más específico seas mejor.

Luego organiza lo listado en el papel preguntándote a ti mismo: “Si hoy solo pudiera hacer una cosa en esta lista ¿cuál sería?”

¿Y si solo pudiera hacer dos cosas…. cuáles serían la segunda y la tercera? Tomando en cuenta tus respuestas enumera las tareas en orden de prioridad. Así, a primera hora de la mañana, comienza con el número uno, disciplínate a ti mismo para trabajar solo en el número uno hasta que esté completo. Luego pasa al número dos. Continua hasta completar la lista.

3 Rutinas Diarias Para Aumentar la Productividad

2- Repasa mentalmente tu lista de tareas antes de dormir

Para asegurarse de tener un próximo día productivo es imprescindible contar con la lista escrita de objetivos y tareas la noche anterior. Ademas es muy util para aumentar la productividad hacer un repaso mental de las tareas, es decir, visualizarse realizandolas como parte de la rutina. Al hacer este ejercicio es posible que notemos detalles que no tomamos en cuenta al momento de escribir la lista de tareas.

Tu capacidad de planificar antes de actuar es una medida de tu competencia profesional y personal. Cuanto mejor sea tu plan, más fácil será superar la postergación.

Cuando planifiques cada día por adelantado, organices tu lista por prioridad y respetes tu plan, el trabajo será más rápido y fácil. Sentirás que tienes el control del día. Te volverás imparable.

3- No revises tu correo electrónico por la mañana

Revisar el correo electrónico por la mañana hace que descarrilarse sea demasiado fácil. Comienza con un solo correo electrónico y, antes de que te des cuenta, habrás echado varias horas de trabajo.

Mantén tu teléfono lejos de ti o apagado para evitar distracciones cuando estés realizando tu tarea más importante. Concéntrate en terminar las tareas, trabaja hasta que las completes y luego, puedes revisar tu correo electrónico y otras solicitudes entrantes.

Reflexión

¿Qué estrategias has utilizado para aumentar la productividad? ¿Cómo trabajaron para ti?

El Poder del Hábito - Ebook (LMC)

El Poder del Hábito

"El éxito es la capacidad de vivir su vida de la manera que desea vivirla, haciendo lo que más disfruta, rodeado de personas que admira y respeta".

Esta valiosa guía te enseñará la importancia que tienen los HABITOS en tu vida profesional y personal.

Te ayudará a identificarlos, modificarlos y eliminarlos para conseguir el éxito en todo lo que te propongas.

Privacidad

¡MUCHAS GRACIAS POR SUSCRIBIRTE!